Retirar el amianto de manera segura

Retire el amianto de manera segura y evite los riesgos a largo plazo

El amianto es un material que se utilizó ampliamente en las décadas de los 70, 80 y 90 debido a sus propiedades como aislante, su resistencia al fuego y su amplia durabilidad. Era común en la construcción de edificios, en barcos, en diferentes industrias y en la fabricación de productos de diversos sectores, como el textil o incluso el alimentario. Sin embargo, a lo largo de los años se puso en evidencia el peligro extremo que su sola presencia supone para la salud. 

En 2001, el amianto fue prohibido en España, aunque su reiterada utilización durante décadas hace que todavía a día de hoy haya muchos edificios que incluyan este componente en sus estructuras. Por esta razón, su retirada se ha convertido en algo fundamental para proteger la salud de las personas que los habitan y al medio ambiente. En este artículo, explicaremos por qué es importante retirar el amianto y cómo se lleva a cabo este proceso de manera segura.

¿Qué es el amianto y por qué es tan peligroso?

El amianto, también conocido como asbesto, es un grupo de seis minerales fibrosos naturales compuestos por silicatos de hierro, magnesio, calcio, sodio y otros elementos. Estos minerales tienen una estructura cristalina que les confiere propiedades únicas, como la resistencia a altas temperaturas, la durabilidad y la capacidad de aislamiento eléctrico y acústico.

El peligro del amianto viene dado por sus fibras, que son microscópicas y pueden liberarse al aire cuando el material es manipulado, cortado, taladrado o dañado de alguna forma. Una vez que se inhalan, estas fibras pueden quedar atrapadas en los pulmones y otros órganos, provocando inflamación y cicatrización. Con el tiempo, la exposición continua puede llevar a enfermedades respiratorias graves, así como a diferentes tipos de cáncer. Estos efectos pueden llegar a tardar décadas en manifestarse, pero, una vez se producen, suelen ser severos e irreversibles.

Por ello, es fundamental tomar las medidas necesarias para prevenir la exposición al amianto y retirarlo de manera segura cuando se encuentra presente en edificios y estructuras.

¿Cómo se lleva a cabo la retirada del amianto de forma segura?

El proceso implica varios pasos, que incluyen la evaluación de los riesgos, la preparación del área de trabajo, la retirada del material de amianto y su transporte a un punto autorizado para su gestión como residuo peligroso.

Como ya hemos mencionado, la manipulación del amianto de forma incorrecta puede provocar la liberación de sus fibras al aire. Es por eso que su retirada únicamente debe ser llevada a cabo por empresas especializadas y autorizadas como Grupo de Blas. Como empresa de gestión de residuos, contamos con la formación y el equipo necesario para realizar el trabajo de manera segura y respetando todas las pautas legales. Si necesita más información sobre nuestros servicios de retirada de amianto, no dude en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *